Soledad – Carlos Bassas del Rey

Tapa blanda: 184 páginas
Editor: Editorial Alrevés; Edición: 1 (6 de mayo de 2019)
Colección: Novela negra
Idioma: Español
ISBN-10: 8417847006
ISBN-13: 978-8417847005

Sinopsis:

El dolor por la muerte de un hijo es innombrable y se manifiesta de modos muy distintos. También lo hacen la soledad, el vacío, el miedo, la culpa y la rabia que traen consigo al saber que esa vida ha sido arrebatada. De la noche a la mañana, Soledad se convierte en la madre muerta de una niña muerta. El inspector Romero, encargado de investigar el caso, vivirá su propio calvario tratando de descubrir la verdad. La de la muerte de la niña y otra que solo le atañe a él. Soledad narra esa doble búsqueda desde la duplicidad constante de voces. También es un recordatorio de que, en ocasiones, la verdad no libera, sino que lo calcina todo a su alrededor.

Opinión personal:

Llevaba tiempo queriendo encontrar un libro como este, Soledad de Carlos Bassas del Rey, una novela negra, de esas que te atrapan y no puedes parar de leer.

No conocía al autor y me ha sorprendido gratamente, seguro que a partir de ahora no le pierdo la pista. No es novato en este género ya que en el 2007 ganó el premio Plácido al Mejor Guion de Género Negro en el IX Festival Internacional de Cine Negro de Manresa. En el 2012 publicó su primera novela, Aki y el misterio de los cerezos(Toro Mítico), y ganó el premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona con El honor es una mortaja (Tapa Negra). En el 2015 llegó Siempre pagan los mismos (Alrevés), ganadora del Tormo Negro, y una nueva entrega de la saga japonesa Aki, El Misterio de la Gruta Amarilla (Quaterni). En el 2016 publicó el libro de haiku Mujyokan (Quaterni), la novela corta La puerta Sakurada (Ronin Literario) y Mal Trago (Alrevés), y en el 2018, El samurái errante (Quaterni). Ese mismo año publicó su última novela negra, Justo (Alrevés), que ha sido nominado a varios premios, entre ellos el Hammett.

Desde ya os aviso que es una novela difícil de leer y no porque esté mal escrita, sino todo lo contrario, por su realismo y crueldad desde las primeras líneas:

“La nena está muerta.

La han encontrado al detonar el día, en el parque. Llevaba puesto el vestido blanco con estampado de flores azules, aunque nunca has sabido bien si era al revés, si lo que era azul era el vestido o si las que eran blancas eran las flores.

Llevaba puestos los zapatos de tacos altos de charol que le hacían daño;le rozaban el talón pero le daba igual.

Se los regalaste por su cumpleaños”.

La hija de Soledad, Abigail, con tan solo 14 años ha aparecido muerta. Soledad es uno de los personajes de este libro, con el que más he empatizado. Quizás porque soy madre y me he puesto en su piel. El inspector que lleva el caso es Romero, al que también conoceremos poco a poco. La historia está contada por ambos personajes.

El lenguaje utilizado es directo, su ambientación magistral, el autor sabe describir los estados de ánimo, los escenarios, los personajes a la perfección pero sin sobrecargar. Conforme vas leyendo te vas metiendo de lleno en la historia, siendo uno más, sientes rabia, sufres, tienes miedo, angustia y miles de sentimientos contradictorios. Porque así es esta novela, un carrusel de emociones. Disfrutas con su lectura, pero a la vez sientes una tristeza inmensa.

Si la trama es buena desde el principio, el desenlace no desmerecerá a la historia. Un final impredecible, a la altura de la novela.

No es un libro muy largo, pero 184 páginas son suficientes para hacernos disfrutar y reflexionar al mismo tiempo. Un libro con valor añadido, ya que al terminar de leerla, te aporta algo más. Al ser tan real y tan cercana, te hace pensar en lo que tienes, y en lo que puedes perder. Como tu vida puede dar un giro de 360º en tan solo un segundo. Te hace pensar en la vida, en la familia, y como actúa el ser humano en general.

Para mi, un libro recomendable al 100%, imprescindible en nuestra estantería. Un acierto seguro.

Calificación: